Los empleados de La Calle preocupados por anuncio de quiebra de la empresa
La directora del diario La Calle de Concepción del Uruguay y su abogado les impusieron a sus empleados una disyuntiva de hierro: renuncian para ser tomados como empleados de una nueva empresa o se quedan sin trabajo, porque la empresa editora está quebrada y va a cerrar, para comenzar a operar desde el 1º de febrero con otro nombre. El anuncio, calificado por los gremios del sector como “maniobra deleznable”, “patoterismo empresario” y con visos de “ilegalidad y delincuencia patronal”, confirma que la viuda de Saenz Valiente perdió la disputa con su ex cuñado por la herencia del director del histórico diario.
De la Corresponsalía de Análisis

Esta semana, la directora del diario La Calle de Concepción del Uruguay, Viviana Saenz Valiente, y el abogado Juan Scelzi reunieron al personal y les impusieron una disyuntiva de hierro: renuncian para ser tomados como empleados de una nueva empresa (perdiendo la antigüedad, ya que hay gente con varias décadas en el diario) o quedarse sin trabajo, porque "Editora La Calle" está quebrada y va a cerrar. El insólito anuncio generó extrema preocupación y vino a confirmar las informaciones que desde hace tiempo se conocieron por informes periodísticos: la viuda de Saenz Valiente perdió las diferentes batallas legales surgidas de la disputa con su ex cuñado Juan Francisco, y los días de la histórica empresa editora están a punto de concluir.

Sin embargo, según habían manifestado tiempo atrás empleados de la empresa gráfica, previendo ese final, se venía produciendo un proceso de vaciamiento con la intención de dar inicio a una nueva editora que continuara usufructuando el nombre histórico del diario de Ricardo Saenz Valiente, fallecido en el año 2003. Lo cierto es que esta semana se conoció la noticia que la directora del diario solicitó la renuncia a la totalidad de su personal, motivada en el cierre de la sociedad actual con sus pasivos y en la decisión de arrancar de nuevo a partir del 1º de febrero con una nueva razón social, a través de la cual se continuaría explotando el nombre La Calle.

DESTESTABLE MANIOBRA
El anuncio tomó por sorpresa al personal, que pidió la intervención sindical:en un comunicado emitido en Buenos Aires, la Federación Argentina de Trabajadores de la Imprenta, Diarios y Afines (Fatida) calificó la pretensión como la detestable maniobra que intenta pergeñar la patronal del diario La Calle, de Concepción del Uruguay (Entre Ríos), que pretende desconocer los derechos laborales de los trabajadores del mismo, obligándolos a renunciar a su antigüedad, para aparecer con otra empresa desde febrero, digitando quiénes podrían entrar a trabajar y quiénes no.

Esta Federación repudia este intento que pretende retrotraer el reloj de la historia social y sindical a principios del siglo pasado, en el que los patrones hacían lo que querían con los trabajadores, como si manejaran sus estancias. Por todo ello, Fatida apoya totalmente la lucha de todos/as lo/as trabajadores/as del diario La Calle y hace llegar su solidaridad y respaldo pleno en la lucha emprendida por sus legítimos derechos, que la patronal les quiere conculcar.

Por su parte, el Sindicato de Prensa de Entre Ríos, salió públicamente a denunciar que un ex legislador quiere cerrar el histórico diario La Calle, confundiendo al abogado Juan Manuel Scelzi, colaborador de la viuda de Sáenz Valiente, con su padre, Carlos José Scelzi, ex diputado nacional y acutal funcionario del Ente Región Centro, además de vicepresidente del PJ entrerriano.

Pero más allá de la confusión, el Sindicato de Prensa de Entre Ríos expresó su más enérgico repudio "al patoterismo empresario de la directora del diario La Calle (C. del Uruguay), Viviana de Saenz Valiente quien -junto al Dr. Juan Scelzi-, advirtió a su personal que la empresa cerrará sus puertas el día 30 de enero pxmo., recomendándoles a los trabajadores que renunciaran porque así -tal vez-, podrían ser incorporados a una supuesta nueva empresa editora.

El gremio acusa que "Estas conductas deleznables -denunciadas desde hace varios meses por el Sindicato de Prensa de Entre Ríos-, son un ejemplo, claro y abominable, de esos empresarios periodísticos prebendarios que caminan por la cornisa de la ilegalidad para no caer en el patio de la delincuencia".

Más adelante agregan que "Este testimonio de vaciamiento, a que sometieron al diario La Calle, es un caso más de impunidad e inseguridad jurídica, que hoy vuelve a castiga a los trabajadores de prensa y sus familias condenándolos a quedar sin sustento".

El sindicato endurece su discurso y señala que "Este tipo de corrupción empresaria (enquistada en la Asociación de Diarios Entrerrianos -ADDE-), arroja un nuevo manto de deshonor y sospecha sobre los fines y objetivos de la Cámara Empresaria, a la cual desvirtúa con una imagen de aguantadero de pseudos empresarios periodísticos".

Asimismo - continuan - merecen un capítulo aparte, "tanto la Dirección Provincial de Trabajo como la Justicia de Concepción del Uruguay, por la lentitud para actuar a pesar de la gravedad de las denuncias, convirtiéndose así en testigos mudos e inoperantes de las penurias de los trabajadores y sus familias".

Finalmente apuntan también al Estado, que "a través de sus instituciones no cumple el rol que le corresponde, lo único que genera es impunidad empresaria y altera la Paz Social".

DESPIDOS Y CONFLICTOS
Ya en septiembre de 2007, se denunció el despido de La Calle del delegado gremial Néstor García -con 30 años de labor en el matutino- y luego el de otro empleado histórico, el fotógrafo Aldo Conte, además de serias y reiteradas infracciones y presiones al personal, según detallaron desde el Sindicato de Prensa en una conferencia de prensa. También manifestaron que Editora La Calle S.A. y Administradora La Calle S.A. están bajo el mismo techo con oficinas en un garaje de una dirección inexistente en Capital Federal. "Hay demasiadas influencias externas de la ciudad en el diario, quienes hacen aportes al mismo ignoran que los fondos no llegan a los trabajadores", dijo en ese momento el dirigente del Sindicato de Prensa de Entre Ríos, Osvaldo Couceiro en rueda con los medios locales.

TODAS MALAS PARA LA VIUDA
En octubre de 2007, se conoció el dato concreto, que fue publicado por esta corresponsalía en la sección Off thre record del semanario Análisis. Allí se señalaba que en la larga disputa por la herencia de Ricardo El Rengo Saenz Valiente, propietario y director del conservador diario uruguayense La Calle hasta su muerte, hubo varios episodios insólitos que mostraron la furibunda pelea por el legado entre la viuda, Viviana Esteban de Saenz Valiente, y el hermano del difunto, Juan Francisco, conocido como El Gordo.

Alguna nota en estas mismas páginas contó detalles sobre la media docena de causas judiciales que involucran esta desinteresada reyerta familiar. Y también alguna pincelada sobre la estrecha (y reciente) relación con el hombre fuerte del PJ Uruguay, Carlos José Scelzi, quien le consiguió un interesante apoyo publicitario a un diario que viene con severos problemas.

Lo cierto es que todos los datos de la pelea parecen apuntar en beneficio del hermanito, quien algo más de dos años atrás intentó desalojar de las coquetas oficinas del diario a su ex cuñadita, con una suerte de golpe comando para el cual dio órdenes específicas a dos añejos colaboradores de fallecido, Jaime Mir y Héctor Lovisa, quienes a resultas de aquella acción fueron despedidos y denunciados penalmente por la todavía (por ahora) directora del diario.

Sin embargo ese despido le saldrá caro: a fines de agosto el juez laboral Juan Carlos Tito, notificó formalmente a la señora Esteban de Saenz Valiente que la editora La Calle S.A. deberá abonarles a los nombrados Mir y Lovisa, en concepto de "indemnización por despido, preaviso, indemnización art. 43 inc. D Ley 12.908, indemnización art. 16 ley 25.561, SAC proporcional 2004, vacaciones proporcionales 2004, días faltantes del certificado médico y daño moral", nada menos que 1.389.554,67 pesos, más las costas del juicio y sin perjuicio de reajuste hasta su efectivización. Por si fuera poco, en el diario crecen los rumores de la quiebra y ya hay quienes buscan otros rumbos, ante lo que consideran un vaciamiento de la empresa.

Los datos fueron apenas un adelanto de la difícil situación que comienza a hacerse pública en el histórico diario que fundara Leopoldo Broedl en 1944 y dirigiera el poeta Alfredo Martínez Howard. La herencia de Saenz Valiente, su director durante varias décadas, concluyó en esta batalla con vergonzosos ribetes públicos.
Compartir    
Untitled Document
  • Las más leidas
  • Buscador


El Miércoles Digital Redacción y publicidad: Chacabuco 329
Concepción del Uruguay - Entre Ríos - Argentina
Correo Electrónico: elmiercolesdigital@gmail.com
Sistema eDiario v3.0 desarrollado por Esteban Seleme - Soluciones Informáticas